“¡Iba borracho, nen!”

mano1.gif   No puedo por menos que comentar el suceso que está tan presente estos últimos días en los telediarios y demás programas televisivos de la agresión de un joven a una chica de otra nacionalidad.

 El chico, en sus declaraciones a la prensa (a las cuales creo que acaba de poner precio y pide que le paguen a partir de ahora para que hable) afirma que iba borracho por lo que no era consciente de lo que hacía-decía y que nunca ha tenido comportamientos racistas. Sin embargo, analicemos la poca información con la que contamos:

En este vídeo, la  primera imagen es del muchacho saliendo de su casa y la primera reacción que tiene es amenazar con un puñetazo al cámara con el que se cruza a su paso diciéndole “Te rompo la cámara, tío”. Esta actitud desafiante se mantiene en la conversacion con los periodistas, visible también en su reacción brusca al resonder “¡Iba borracho y punto, nen!” Por otro lado, los testigos del suceso en el tren (que no intervinieron, pero eso es un debate aparte) cuentan que en su conversación por teléfono hablaba de una agresión a un moro, cosa que él pone en duda amparándose de nuevo en el estado ebrio en el que se encontraba, pero…¿no se dice que los borrachos y los niños siempre dicen la verdad?.

En definitiva, afirma que nunca ha tenido comportamientos racistas, pero todos sabemos que la característica base de esta actitud es la agresividad, que se emplea como instrumento de resolución de conflictos ante la falta de otros mejores. Además, pude ver unas declaraciones de un vecino joven del chico que contaba que “siempre le decía que se iba a buscar problemas, y más llevando sus camisetas nazis”; y esos símbolos no estan socialmente tan aceptados como para lucirlos sin querer decir nada

Por último, me gustaría comentar la necesidad de reflexión por parte de aquellos que tienen en sus manos la decisión de la información que se nos ofrece, pues considero que los medios de comunicación tienen una importancia vital y a veces no actúan correctamente, incitando a un debate con el que, mas que encontrar soluciones, parece que lo que buscan es aumentar sus audiencias (todos los programas han dicho “tenemos imágenes en exclusiva…”).

Y, para finalizar, simplemente, recordar al verdadero protagonista de la historia de la que nadie se ha percatado: la chica agredida, su familia y, en general, todas aquellas personas de cualquier nacionalidad que, al llegar a un país extranjero TODOS somos inmigrantes.

Anuncios

4 comentarios »

  1. sandrarod said

    A continuacion dejo un comentario recibido anteriormente:

    “¿Qué te apuestas a que dentro de poco vemos a este individuo ejerciendo de tertuliano en cualquier programa de esos que tú y yo sabemos? ( Aunque también me he preguntado para mis adentros qué hubiera hecho yo si hubiera sido el otro viajero que iba en el vagón”

  2. sandrarod said

    Y seguidamente otro comentario, de otro compañero:

    “La verdad es que es tan impactante el vídeo de la agresión como la supuesta “explicación” del chicarrón valiente. Muestra un desprecio hacia todo total: es la generación del “Gran Hermano”, del debate telebasura, del insulto…Hoy en clase, hablando del tema con chavales de 16-17 años decían varios que “¡claro, por pegarle van a meterle en la cárcel, pero el otro día uno mató a otro por salir en defensa de otra persona y a ése no le va a pasar nada…si no fuera por lo del racismo no pasaba nada”…al final, era una toma de posición “pelín” racista…Tenemos metido el racismo hasta los huesos…y la indiferencia, no digamos.
    Un saludo. Juanjo”

  3. nabopolasar said

    Lo del chimpancé ese no me sorprende en absoluto. Sobretodo en las grandes ciudades y sus periferias cercanas, y en este país en especial, el tipo de gallito descerebrado que encuentra su valor como individuo “a la fuerza” es algo normal. Pero como todo es evolución darwiniana, el caso es que si existen monos de esos es tan sólo porque los demás no reaccionamos a su existencia suprimiéndola, o dando algún consejo doloroso, de los que no se olvidan. En fin, que para mí lo peor es que nadie reaccionara ante ese hecho. La imbecilidad cada vez más hereditaria sólo puede evitarse con métodos drásticos, y en muchos casos absurdos.

  4. juanat said

    En estos días todos hemos pensado qué haríamos en un caso de estos de ser testigos del hecho. La verdad es que la sociedad nos arrastra en muchas ocasiones hacia la “no-intervención”. Y he oído muchas explicaciones de ese tipo…”yo no haría nada”,…o también he oído en clase comentarios del tipo “¿viste que un tío que intentó ayudar a una chica lo mataron por salir en su defensa?”. En fin, estos días nos estamos replanteando todos eso de no ser testigos mudos. Sabemos que en el tema del acoso la mayor parte de los casos tienen éxito porque la mayoría (que es testigo del acoso) no hace nada: el silencio va en contra de los acosadores. No sé es un tema difícil pero muy interesante para que reflexionemos sobre él.
    Un saludo
    Juanjo

RSS feed for comments on this post · TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: